viernes, mayo 19, 2006

Temple of the Dog



Mucho más que un simple homenaje. El amor y el sentimiento por el amigo, la futura estrella que no llegó a brillar en plenitud: Andrew Wood. Pero ahí estaban Chris Cornell, jamás tan majestuosa su voz, Jeff Ament, Eddie Vedder, Stone Gossard, Mike McReady y Matt Cameron. Para llenar de alma cada nota. La producción de Rick Parashar, dotando a la música de toda la épica y el desgarro oportunos, recordando al mítico "Ten" de los propios Pearl Jam. Cuando me paro a pensar cuáles pueden ser las razones que me ayudan a seguir vivo, me vienen a la mente todas esas melodías: "Call me a dog", "Times of trouble", "Say hello to heaven", "Four walled world", "All night thing", junto a todas las demás... y no necesito buscar más. La luz y la sombra, el amor y el dolor, la vida y la muerte, jamás tan cerca una de otra. Ésta era mi primera opción para traerme conmigo a esta isla desierta. No podía ser de otro modo. Desde aquel lejano mes de diciembre de 1992 en que este álbum llegó a mi vida, se ha quedado a formar parte de ella, de mí mismo. Cada canción, un cúmulo incesante de emociones. Nada que pueda describirse con palabras. La magia de un momento irrepetible.

5 Comments:

At 1:42 p. m., Anonymous iarsang said...

ole! Gran idea la del blog (y muy buen comienzo jejeje, aunque el de Temple of the dog es un disco que últimamente escucho poco, las rachas, supongo). Aquí tienes a un seguro lector. Qué sería de la vida en internet sin poder discutir con Tyla sobre películas, discos o lo que sea.

:D

 
At 10:05 a. m., Anonymous Brendan Doyle said...

Buenas! Me pasaré a menudo por aquí. De momento me apunto esta recomendación, pues no conocía el disco.

Nos leemos por Pasadizo!

 
At 2:08 p. m., Blogger Náufrago said...

Gracias a los dos.
Iarsang, la vida en Internet sin discusiones sería... como un bar sin cerveza.
Y Brendan, no te pierdas este disco, en serio.
Saludos.

 
At 12:17 a. m., Blogger jumpin said...

Mmm... qué bonito lo que cuentas, lo que te inspira el disco. Yo siento algo parecido hacia "Ten" de Pearl Jam. Pero, por ejemplo, de Temple of the Dog "Hunger strike" la llevo grabada a fuego en el recuerdo. Y además ¿Qué podía esperarse de la unión de aquellas bandas? No es un disco, es toda una leyenda.

 
At 8:35 a. m., Blogger Náufrago said...

Qué alegría verte por aquí, Jumpin. En realidad el "Ten" también me suscita emociones muy similares a las de este álbum. Para mí casi son dos discos gemelos, no únicamente por la coincidencia de los miembros de las bandas, sino por ese espíritu que late dentro de la música.

 

Publicar un comentario

<< Home