jueves, septiembre 20, 2007

Diga lo primero que le venga a la cabeza


Hay demente un color cobrizo entre labios argenta que muerden rojos y desesperan sin humedad ni control como quien nuevamente se quisiera dejar arrastrar entre las hojas de un parque en silencio a punto de cerrar girando con las ondas de tu recuerdo en forma de idea fugaz con una retahíla de eslabones de piedra que repites una y otra vez ascendiendo en recurrentes sueños y descendiendo en fulgurantes miedos de pálida oscuridad con sabor a beso de verano perdido de otoño podrido patéticamente recostado en la espera como quien añora un viento sin color ni fuerza susurrando el nombre de la extraña que hay en ti ésa que se desdibuja cada vez que corro quemando tu recuerdo y dejando sus manchas en el asfalto de una carretera de apagado brillo en la que nadie se parará a descansar ni reparará en el arbusto de la cuneta al pie del camino ése que aún sigue allí después de tantos años y que no ha dejado de recordar ni un momento la idea que te asomó al roto rostro rojo mientras lo dejabas atrás después de tanto tiempo después de haberte dedicado sistemáticamente a olvidar todos esos instantes que te fueron negados pero que entonces parecían aguardar a la vuelta de la esquina como quien oye quebrarse todo en un segundo llegado de no se sabe dónde de esos que lo cambian todo sin que te des cuenta de nada y que también se deshacen al pie de las horas perdidas que una vez te vieron mirarlas con indiferencia y ahora morirías por recuperar pero no pasa nada tan malo como para buscar la mejor forma de perderte es simplemente que no te encuentras y eso no es nuevo pero sí es preocupante porque denota que no sabes dónde buscarte cada vez menos cada vez peor cada vez más traslúcido al mismo tiempo que la realidad se decolora ahí afuera entre gamas de gris desvaído de negro día sin huella dejándose caer al otro lado de lo que ya no importa nada y aún existe menos y que tiene la voz ronca de tanto callarte.

5 Comments:

At 1:44 p. m., Anonymous Anónimo said...

Gracias por estar ahí extrañamente extraño aquí entre pinceladas rojas girando al otro lado de la pantalla cada vez que dejas tus huellas sin saber cómo ni por qué llegan sin llegar del todo perdidas encontradas las horas los días el tiempo el sueño de estar despierto pero todo lo contrario mientras callo cuando digo lo primero que me viene a la cabeza.

 
At 5:22 p. m., Anonymous Bloodymara said...

joer, hasta en automatico eres bueno... a mi no me sale nada minimamente coherente (y me da la sensacion de que me posee Enrique Bunbury, ;) ) en fin... intentaré no hablar de espirales, a ver, voy a desconectar, 3-2-1:
en el cuello del amargo cariz de la incongruencia pienso los pasos posos del pasado y retomo la mancha litugica del porvenir sin hojas de te ni cartas de arcanos solo un sepia dolor de parpados y una acaricia de la sien a la boca para olvidar tu acento
ufff, no, va a ser que no, pero aprovecho para mandarte un abrazote, naufrago!!!

 
At 1:02 p. m., Anonymous Lore said...

Podemos jugar a decir lo primero que se nos venga a la cabeza. Algo como que llevas días sin escribir, y es por que quizás la caebza no te funciona, y se haya parado en seco. Podría decir que yo quiero que me pase lo mismo.
Podría al menos suceder, por piedad, que todo se me olvidara y que él no hubieras existido, y que todo lo que toqué fuera mentira, que lo es, pero podría siquiera haber sido consciente de ello.

Podría jugar contigo mil lunas, pero al final siempre acabo en el mismo punto. Siempre y cuando tú quisieras jugar conmigo, y escucharme sin hablar, y decirme todo sólo con dos palabras, yo quiero jugar contigo hasta que todo pase, mi mente se pare y deje de existir, y un día llegue ese punto sin retorno.

 
At 2:01 a. m., Blogger Noviembre todavía said...

¡¡ Ni una coma !!

Me ha costado leerlo, así, me has dejado sin aliento mental... como casi siempre...

Hacia tiempo que no me pasaba por aqui, y ha sido un atracón leer todo, pero merece la pena.

Un saludo nocturno

 
At 10:01 p. m., Blogger Ilión said...

El Todo en el vacío...

 

Publicar un comentario

<< Home