lunes, mayo 22, 2006

Y de repente...


Otro ataque de irrealidad. Roto el atardecer. Luz de ayeres olvidados. Cada esquina refleja un vacío distinto, sin nadie que dibuje los contornos de mi alma. ¿De qué sirven las caricias imaginadas? Me pregunto si de verdad las sombras añoran el calor del día. Piel cuarteada por la brisa, dejándome llevar y sin querer volver. Me pregunto qué fue de aquellos silencios. Y por qué me estremece tu nombre, aún después de tantas noches sin soñarte. Me pregunto de qué sirve el tiempo y cuál es la distancia que nos separa, si aún te adivino entre mis dedos.

2 Comments:

At 11:44 p. m., Anonymous Satania said...

Hola Tyla. Me ha encanto este texto, mereces que te lo diga ;)

Porque... ya lo dijo Nitzsche, "El mundo real es mucho más pequeño que el mundo de la imaginación", pero aún así... para algunos de nosotros tampoco es suficiente.

Algunos recuerdos nunca desaparecen, sólo se ocultan...

Creo... que voy a seguir estudiando. Seguiré refllexionando otro día, jeje.

..:: BesOs dE cAramElO ::..
Nos vemos en el foro ;)

 
At 8:37 a. m., Blogger Náufrago said...

Muchísimas gracias, Satania. Cuando los elogios vienen de una "enemiga mortal del foro" como tú, aún saben mejor, jajaja!! Nos vemos. ;)

 

Publicar un comentario

<< Home