viernes, enero 16, 2009

Como siempre

Otro enero sin avisar. Otra muerte cercana que no se deja oír. Navegan torpes los cuerpos, vomitando las almas por el vértigo de no poder salir. Desesperar es lo contrario a dejar de esperar. Y mientras remo sin esperar nada, mientras huyo sin tener a dónde huir, irrumpe la mañana descarnada, en otro gran efecto especial de ese gran tramposo, que quiere engañar a la noche y engañarme a mí.

2 Comments:

At 5:22 p. m., Blogger Marta Simonet said...

Hola,me paso rápido y no tengo oportunidad de leer tus escritos.Los he leido por encima y eso no me permite el profundizar y dejarme liar como a veces me lío amorosamente con las letras de otros.Pero voy con prisa y quería agradecerte que te pinches en vena con mis letras,espero que el colocón sea bueno ;)


Besotes,prometo volver en breve.

 
At 3:08 p. m., Blogger Maybellene said...

Estás desaparecido. Espero que vaya todo bien, y ya que no te dije nada, mucha suerte para este nuevo año.

Besos.

 

Publicar un comentario

<< Home