miércoles, mayo 31, 2006

"Érase una vez en América"

Image Hosted by ImageShack.usUna historia. Diferentes épocas. El paso del tiempo. La amistad, el amor, la inocencia, el odio, la pérdida, la traición…
Sergio Leone se fue dejándonos una obra maestra imperecedera. Una auténtica declaración de amor al cine. Un prodigio de sensibilidad.
Robert de Niro y James Woods encabezando un reparto impecable: Elizabeth McGovern, Jennifer Connelly, Tuesday Weld, Burt Young, Danny Aiello, Treat Williams… les secundan. Espléndida fotografía en tonos ocre, casi el color sepia del pasado que se pierde, que no se podrá recuperar. Uno de los mejores trabajos de Ennio Morricone en la banda sonora, llena de instantes de exquisita belleza. Imágenes que ya desde su origen entraron a formar parte de la Historia del Cine: Deborah bailando bajo la atenta mirada de un joven Noodles, la panda de chiquillos callejeando bajo el Puente de Brooklyn, la cachonda "rueda de reconocimiento" de Tuesday Weld para tratar de discernir qué "miembro" de la banda la violó en el atraco al banco…
Sergio Leone se sirve del subgénero de la Mafia y los gangsters para escribir con trazo maestro su testamento cinematográfico, que va mucho más allá de un filme de género. Que es una inmersión suave y placentera en un submundo de sensaciones que calan muy hondo, de puro romanticismo. Inmersión de la que difícilmente el espectador puede salir indemne. Pocas veces se ha visto reflejado en pantalla el irresistible dolor del paso del tiempo, las heridas que deja tras de sí y que nunca llegan a cicatrizar del todo, como el momento en el que Noodles ve el rostro del hijo de Deborah, con las facciones de su amigo. El amigo que se lo ha arrebatado todo.
Si en sus westerns, Leone era capaz de trasladar al lejano Oeste la intensidad de los instintos más primarios, sobrepasando la simple acción: el odio, la venganza, el miedo a la muerte… con "Érase una vez en América", además de demostrar que su talento iba muchísimo más allá de una serie de constantes formales más o menos novedosas, fue capaz de darle vida a una historia que trasciende de un modo casi obsceno aquello a lo que debería limitarse un entretenimiento como se supone que es el cine. Algo que, como muchos sabemos, es una hermosa mentira, un secreto muy bien guardado. Hay películas que se le clavan a uno, como si fuesen un recuerdo más de su propia existencia, tan cierto como cualquier otro. O incluso más.

10 Comments:

At 10:51 p. m., Anonymous iarsang said...

joer, siempre me hubiera gustado poder hacer comentarios así sobre las películas que me gustan. Qué bonito. Por otra parte gran película, que me "apresuré" un poco más en ver por tu culpa jejeje. Recuerdo además el día que la vi. Estaba sólo en casa, había tenido un golpe con el coche, y no quería saber nada del mundo exterior. Puse esta película y... me olvidé de todo. Increíble cómo pasó el tiempo de rápido. Grandísima película.

Por cierto que el otro día vi algún cacho de otra que vi también por recomendación tuya y que me encantó, "El cazador". Lástima que no tenga el poder sobre el mando de la tele :(

un saludote

 
At 8:50 a. m., Blogger Náufrago said...

Es que esta película hace que te olvides de todo sin ningún esfuerzo. Siempre lo he dicho. Es fundamental verla sabiendo que nada ni nadie te va a interrumpir. Y una cosa: cuantas más veces la veas, más sensaciones te va a provocar. La primera vez siempre es como un "descubrimiento". Pero cuando ya la conoces y estás familiarizado con ella, es como si te reencontrases con un mundo muy íntimo de sensaciones. La historia, la música, la fotografía, los personajes... Buf! es como estar de nuevo en un lugar que te dejó muchísima huella.

 
At 12:23 p. m., Anonymous Brendan Doyle said...

¡Wow! ¡Me haréis saltar la lagrimita! Esta es una de mis películas favoritas.

Totalmente de acuerdo con vosotros y Ddespués de leer esto ya estoy intentando hacer un hueco para volver a verla...

 
At 12:33 p. m., Blogger Náufrago said...

Pues nada, Brendan. A sacar esas cuatro horitas de donde sea, que vale la pena.

 
At 1:24 p. m., Anonymous iarsang said...

se me olvidó comentar una cosa al leer sobre la reuda de reconocimiento de Tuesday Weld. Y es lo guapa que está en "El rey del juego", una película que adoro. Aunque le toca competir con Ann-Margret...

 
At 4:54 p. m., Blogger BabyJane said...

Cuando era niña la veía a escondidas en casa de mis tíos que la tenían grabada, me tenía hipnotizada. Hace una par de años se la regalé a mi chico que nunca había oído hablar de ella y le encantó (que morro tengo, regalo cosas que me gustan a mí)

 
At 6:20 p. m., Blogger Náufrago said...

Jajaja!! Bueno, creo que eso lo hemos hecho todos alguna vez, ¿no? De hecho a mí me sucede con la mayoría de discos y libros que regalo. Por lo demás, qué hermoso eso de ver una película como ésta a escondidas, con todo lo que comporta. Seguro que es especial para ti.

 
At 1:31 p. m., Blogger perenquén said...

A mí esta película me aburrió un poquito, pero eso no es obstáculo para que te de la bien venida a la blogosfera.

 
At 1:58 p. m., Blogger Náufrago said...

Asociar "aburrimiento" a una peli como ésta me parece ligeramente blasfemo... pero eso no es obstáculo para que te agradezca la bienvenida. :D

 
At 11:00 p. m., Blogger lobeto said...

Pues la verdad es que no la recuerdo muy bien porque hace mucho que no la veo.. pero si recuerdo que me gustó más que El Padrino.

 

Publicar un comentario

<< Home