sábado, diciembre 12, 2009

Tú y tú somos dos


¿Qué te apuestas a que soy incapaz de escribir una sola frase sin pensar en ti?
No es que sea idiota, es que sé más cosas de ti que de mí. ¿Qué quieres que haga? Lo intento, pero no me dejas concentrarme. Eres mi inspiración y mi expiración. No es que las mujeres del tiempo me recuerden a ti. Es que hasta los mapas tienen tu silueta. A la isla le he puesto tu nombre, porque no se me ocurría otro. Cada canción me habla de ti. Incluso las que no tienen letra. Sobretodo las que no tienen letra. Me invento mil historias y todas terminan igual. En todas eres la protagonista y al final acabas sola. Antes tenía imaginación. Ahora sólo te tengo a ti. Me digo que es raro, pero tú me dices que es normal, al menos hasta cierto punto. A veces me sorprendo hablando contigo y contándote cosas de ti. Debes estar harta de eso. Seguro que te apetecería más que te hablase de cualquier otra cosa, pero no puedo. De los sueños mejor no hablar. Estás en los más bonitos y también en las pesadillas. Cuando me acuesto, ya no consulto las cosas con la almohada. Directamente te pregunto a ti. Por la calle, cada rostro me recuerda a ti. El primer impulso siempre es saludarles a todos, de tan familiares que me resultan. Menos mal que me contengo. Me pregunto si todo esto es normal, si le pasará a todo el mundo. Y sobretodo me pregunto, si ahora esto es así, ¿cómo será cuando te conozca?

1 Comments:

At 12:51 a. m., Blogger Toni said...

precioso, como siempre. eres un borde patapám, pero me encanta lo que brota de esa alma de croqueta.
xxx

 

Publicar un comentario

<< Home