domingo, diciembre 13, 2009

No pasa nada


Un suicida asegura el nudo de la cuerda. En un pueblo, una mujer hace las maletas a escondidas de su marido, sin saber que hoy no hay trenes. Un niño acaba de descubrir quiénes son los reyes magos. Un enamorado acaba de recibir una negativa que no olvidará. Un gato acaba de descubrir el cuerpo de una niña en un callejón. Un drogadicto viaja por última vez. Una chica pintarrajea la foto de alguien que no ha vuelto a ver. En la ciudad, un viejo resbala en mitad de la calle solitaria y se rompe la cadera. El peón de la fábrica se distrae pensando en la compañera que se fue hace un rato. Un bebé ha empezado a llorar de repente. Un dirigente mundial acaba de descubrir a su mujer masturbándose con la foto de una actriz. En la terraza, un grupo de jóvenes planea matar a alguien. En la orilla del río, un pescador piensa en su hijo muerto. Una monja decide que ya no cree en nada. En el entresuelo de un gran edificio, un niño le clava el bolígrafo a su hermano en el cuello por no dejarle jugar con su videojuego nuevo. Una vieja se ríe sola. En la habitación de un hotel, un guionista da con una idea que le cambiará la vida. En una conferencia, el orador se atraganta y la gente se ríe. El terrorista está a punto de marcar el número de la policía para entregarse, pero suena el timbre. Un adolescente siente su brazo extrañamente rígido de repente. En una hamburguesería repleta, alguien empieza a llorar a tal volumen que se hace el silencio en todo el local. Un coche se estampa contra un muro y el conductor sale indemne. Un joven que estudia en su habitación completamente solo, acaba de notar un aliento en su cuello. En un cumpleaños infantil, el payaso contratado está notando una erección al mirar a la madre de uno de los niños. Un pintor ante el lienzo en blanco está a punto de tener una idea genial, cuando una mosca le distrae. Un editor echa a cara o cruz si edita un manuscrito. Dos hombres que se han ido al cine mientras sus mujeres están en una reunión de tuppersex, se empiezan a acariciar. Una niña bebe lejía. Tú estás leyendo. Yo estoy escribiendo esto. Qué aburridos son los domingos. Nunca pasa nada.

2 Comments:

At 12:04 a. m., Blogger Maybellene said...

Vaya, cuanta creación de seguido, así da gusto.

 
At 10:12 a. m., Blogger Lore said...

Sí que da gusto, sí.

La pena fue no haberlo podido leer el domingo, porque hubiera sido lo más provechoso del día.

Cuánto odio a los domingos.... Si pudiera eliminarlos del calendario... Aunque a juzgar por tu relato, hay a quien sí le pasan cosas. Incluso hay quienes incluso escriben...

 

Publicar un comentario

<< Home