viernes, noviembre 17, 2006

Ritual nostálgico


A veces se me disparan pensamientos
Cansados de pasar frío dentro de mi cabeza
Cada mañana cierro los ojos y me desenamoro
Desnudando mi alma y abrigando una sonrisa triste
Mis deseos se escapan a tu encuentro
Estoy hecho de viento
Y cuando echo a andar me abrazo a tu sombra para no caer
Me consuelo arañándote con los besos que no te di
Aferrándome a las caricias que inventé para ti
Hasta el estruendo de las nubes al pasar me perturba
Y mientras tú no me sueñas,
yo me pierdo tras el sol de invierno
Otra mañana el cielo gris se ha olvidado de mí
Otra vez he perdido todo el tiempo,
Sólo quedan cenizas de fuego frío
Llenando de lluvia gris este lugar vacío

8 Comments:

At 12:16 a. m., Anonymous Anónimo said...

Yo si quiero perder el tiempo contigo, me encanta leerte, me ha gustado mucho este escrito.

Un besazo de una sediciana.

 
At 12:25 a. m., Blogger Náufrago said...

Muchas gracias. :)

 
At 10:21 a. m., Anonymous Lore said...

¿Qué pasaría si un día,así, como quien no quiere la cosa, dejamos de soñar?
Yo sí sé en qué quedaría:
Una muerta de esperanzas avanzando hacia nada.

Tú, por el contrario, serías otro muy diferente. Ahora que lo pienso, quizás ni fueras. Igual se te acaba la "poesía", y entonces ... ¿qué?

Mátala en sueños por no soñar contigo. A ver qué tal sale.


P.D.: No me he vuelto loca. Simplemente es genial meterse en la piel de lo que escribes.

 
At 1:04 p. m., Blogger Náufrago said...

A veces me pregunto quién es el loco o quién es el auténtico "yo". ¿El que todos ven? ¿o el que está en nuestro interior, siempre agazapado, preso, incomunicado, solo, ciego, mudo y sordo?, ¿cuál de los dos está más cerca de la cordura?

 
At 1:13 p. m., Anonymous Lore said...

Supongo que el que todos ven, si se diferencia tanto del que se encuentra agazapado, es simplemente una mentira, así es que habrá que entrar a valorar hasta qué punto el que miente es consciente de que lo está haciendo,y de que es una marioneta movida por el yo que llevamos dentro. Es decir, hasta qué punto está loco y no se reconoce.

A ese es mejor mantenerlo oculto para ahorrarnos el mal rato que supondría ser cuerdo a todas horas.

Es mejor soñar, o eso dicen (yo no estoy segura de ello) para soportar el peso de seguir conscientes.

 
At 7:54 p. m., Anonymous Anónimo said...

Naúfrago... espero que no sea demasiado tarde para que leas esto.

Todos somos naúfragos. Todos estamos solos.

Ah, y no creas. Se vislumbra lo que hay en el interior. Es imposible ocultarlo. Se escapa por las rendijas. Solo que no siempre hay quien pueda apreciarlo.

Parece que unos se quejan de lo que pudo ser y no fue. Otros nos quejamos del dolor de lo que fue y se perdió. O de lo que pensábamos que era y era una ilusión.

Que lo dijo Salinas: "Dolor, última forma de amar"

¿Y qué es una ilusión? ¿Era cierto porque pensábamos que era? ¿Era falso porque ahora vemos que no era lo que soñábamos?

Y... menuda ida de olla...

 
At 10:06 a. m., Blogger Náufrago said...

Qué bonito, eso de Salinas.

 
At 8:45 p. m., Anonymous Anónimo said...

Te la pongo completa,aunque igual completa no la disfrutes tanto:

"No quiero que te vayas,
dolor,última forma
de amar. Me estoy sintiendo
vivir cuando me dueles
no en ti, ni aquí, más lejos:
en la tierra, en el año
de donde vienes tú,
en el amor con ella
y en todo lo que fue.
En esa realidad
hundida que se niega
a sí misma y se empeña
en que nunca ha existido,
que sólo fue un pretexto
mío para vivir.
Si tú no me quedaras,
dolor, irrefutable,
yo me lo creería;
pero me quedas tú.
Tu verdad me asegura
que nada fue mentira.
Y mientras yo te sienta,
tú me serás, dolor,
la prueba de otra vida
en que no me dolías.
La gran prueba, a lo lejos,
de que existió, que existe,
de que me quiso, sí,
de que aún la estoy queriendo".

 

Publicar un comentario

<< Home