lunes, abril 30, 2007

M


Hace siglos que te debo unas palabras en este lugar. Unas palabras que hasta ahora sólo habían sido pensamientos. Y me parece que éste es el momento. Ahora, cuando seguramente hará años que no has vuelto a pensar en mí. En realidad te debo bastante más que palabras. Te debo todo el tiempo de ilusión y de asombro. De momentos compartidos, contigo y sin ti. Desde aquella tarde de septiembre, cuando tu voz alumbró el apagón del final del verano. Cuando tu nombre se convirtió en todo mi universo y mi universo se hizo inmenso. Hasta que nuestros caminos se separaron, sin querer, pero sin dolor alguno. Y llegado este momento, no sé muy bien qué decirte. Ni me vas a leer, ni conseguiría expresarte lo que fuiste para mí. Y me parece terriblemente injusto. Que no lo sepas nunca y que yo no tenga modo de hacértelo saber. Cuántas historias similares podrían contar otras tantas víctimas de naufragios vitales. Al fin y al cabo, ésta sólo es una más. Una de tantas. Pero es la nuestra. Y al final ¿sabes lo que me hace más feliz? Que tanto tiempo después soy capaz de ver tu sonrisa frente a mí, con el mismo brillo irreal de aquellos días. Y eso me basta. Por cierto, ahora que lo pienso, te he mentido. Porque no han sido éstas las primeras palabras que te dedico desde aquí. De hecho, no he dejado de hablar de ti en ningún momento. Da lo mismo como te llames, el aspecto que tengas, o el momento en el que te cruzases en mi vida. Siempre fuiste Tú.

2 Comments:

At 12:48 p. m., Anonymous Catriana said...

He encontrado tu blog por mera casualidad... O quiza no, quiza buscaba algo que tampoco esperaba encontrar... Pero he de confesar que, por un efímero momento, creí haberlo encontrado... Crei que eras TU; solo fue mi imaginación, mezclada con algo de nostálgicos recuerdos lo que me hizo creerlo... Pero ciertamente, me emocionó. Al leerte, seas quien seas... Aunque no seas a quien yo buscaba... Lo que dices en tus textos, me lo dijeron a mi hace ya demasiadas lunas.

Un saludo

 
At 12:07 a. m., Blogger Náufrago said...

Vaya... muchas gracias. Qué bonito es eso de encontrar inesperadamente algo que no sabías que estabas buscando. A mí también me ha ocurrido alguna vez.

 

Publicar un comentario

<< Home