lunes, mayo 21, 2007

"La noche del oráculo", de Paul Auster


Alucino de cómo Auster es capaz de dar vueltas y vueltas en torno a su particular universo sin repetirse nunca, avanzando y enriqueciendo su trayectoria.

En esta novela, que seguía a la magistral "El libro de las ilusiones", nos propone un nuevo reto, a base de una estructura compuesta de muñecas rusas, en forma de tramas paralelas. Y después de terminarlo, me da la sensación de que pocas veces Auster ha hablado tanto de sí mismo como aquí, con excepción de lo que hizo en "La invención de la soledad".

De nuevo se pregunta sobre el proceso creativo, la naturaleza del azar y la introspección que analiza el entorno vital del personaje principal (un escritor, naturalmente). Pero lo hace de un modo muy cercano a la novela negra (el homenaje a Hammett no es casual). De hecho, si "El país de las últimas cosas" era la novela de C.F. de Auster o "La música del azar" era su novela gótica, "La noche del oráculo" (al igual que la "Trilogía de N.Y."), es una visita al universo del género negro. Eso sí, pasado por su tamiz creativo.

Es un libro engañoso. Engañoso porque aparenta ser una obra ligera. Por su extensión, por el modo de introducirnos en la trama, porque seguía a una obra particularmente ambiciosa... pero a poco que te adentras en ella, caes en la cuenta de que se trata de un trabajo denso y elaborado. Casi un compendio de su obra anterior. Y que todo está muy, muy concentrado. Hay que leerlo con calma, porque se corre el riesgo de que algunas de las ideas se escapen, entre párrafo y párrafo.

Es posible que los mecanismos del azar sean lo que constituye el epicentro argumental. Pero al mismo tiempo, también encontramos referencias de amplio calado acerca del dolor de la pérdida, de la renuncia a los ideales, de la búsqueda existencial, de la culpa...

Del mismo modo que en "El libro de las ilusiones" se reflexionaba acerca del poder curativo y transformador del arte, aquí se reflexiona acerca del poder de la palabra, del lenguaje como vehículo profético.

Me da la sensación de que nunca Auster y David Lynch han estado más cerca que en esta novela. ¿Cómo desligar esta historia de guiones como el de "Carretera perdida", con personajes desdoblados, tramas que caminan en planos paralelos, figuras ominosas que parecen incidir directamente en el destino de los protagonistas...?

Hablaba de la estructura de muñecas rusas. Y resulta particularmente azaroso comprobar que una vez llegamos al final, lo que nos queda es la propia realidad. Nuestra realidad. Que tal vez es otra muñeca rusa más. Que tal vez alguien está escribiendo nuestra propia historia y nosotros no somos sino personajes accidentales, destinados a terminar triunfantes... o encerrados en un vacío sin salida, sin vuelta atrás. Como una idea deshechada.

4 Comments:

At 11:34 p. m., Blogger padawan said...

Paul Auster es una gran asignatura pendiente, pero siempre que voy a la biblioteca, o entro en la FNAC a mirar algún libro, nunca sé por cual decidirme :S

 
At 10:40 a. m., Blogger Náufrago said...

No sé si éste es el mejor para empezar con él. Igual se disfruta más si ya estás un poco familiarizado con su obra. Para iniciarse con Auster yo siempre recomiendo "El palacio de la luna" o "Mr. Vértigo".

 
At 12:51 p. m., Blogger Gotardo J. González said...

Disculpe la intromisión. Precisamente hemos empezado en www.lenguasdefuego.net una lectura de El palacio de la luna de Paul Auster. Quizá esten interesados en participar.

Yo por mi parte, aún no he encontrado desperdicio en Auster.

Gracias por todo. Un saludo.

 
At 4:33 p. m., Blogger padawan said...

al final me decidí por El libro de las ilusiones, y me ha gustado mucho, tendré que ir a la biblioteca a ver que más puedo cogerme

 

Publicar un comentario

<< Home