lunes, junio 04, 2007

Hoy no existo


Hoy nadie sabe de mí. Nada sale de mí. Tal vez porque la bruma de esta mañana es demasiado espesa, o porque me apetece ser transparente. Cuando llegue la noche, no habré hablado, pero aunque lo hubiese hecho tú no me habrías oído. Todos los pasos que habré ido dando no me habrán separado de este espacio vacío, ni me habrán llevado más allá de este silencio. Creerás que otros han sabido de mí y dejarás pasar este día como si fuese otro más sin mi presencia. Y nunca sabrás que hoy no he sido para nadie, del mismo modo que nada ha sido para mí. Las horas pasarán de largo. Y no habrá sido la primera vez. En realidad, prefiero no hacer recuento de todos los días que no han significado nada. Pero sí tengo la sensación de que poco a poco, me voy desdibujando. Cada vez un poco más. Al principio, mi cara dejará de acudir con facilidad a tu mente. Mis frases perderán su sentido y los recuerdos que tienes de mí serán incompletos. Y por último, te olvidarás hasta de mi nombre. Yo tampoco seré capaz de recordarme, ni conseguiré situarme en entornos reconocibles. A mi alrededor no quedará ni el aire. Lo de hoy es sólo un reflejo de lo que será. Mi inexistencia.

4 Comments:

At 12:37 p. m., Anonymous Bloodymara said...

Tan invisible como el oxigeno, pero te respiro y tamizo en carbono, de ese que deja palabras grises de lunes.
Una parte de mi tambien quiere desaparecer hoy y tu me lo recuerdas, pasas por todos mis sentidos oxigenando el tiempo, oxidando latidos y soldaditos de plomo con los que ya no juega nadie, destinados a la lumbre. Animal de fuego que se alimenta de oxígeno y proyecta sombras danzantes en la pared de mi cueva.
Sigue dandome aire nuevo, exhalaré un poco y el resto... a la corriente continua de mi sangre. Como los libros amigo:
"Todas las gallinas se parecen, y todos los hombres se parecen. Me aburro, pues, un poco. Pero, si me domesticas, mi vida resultará como iluminada. Conoceré un ruido de pasos que será diferente de todos los demás. Los otros pasos me hacen volver bajo tierra. Los tuyos me llamarán fuera de la madriguera, como una música"...
Aqui tienes una amiga, en este raro planeta del que huyo el Principito.
He aqui el secreto del zorro: "Es muy simple: sólo se ve bien con el corazón. Lo esencial es invisible a los ojos".
Asi que hoy quieres ser invisible y no existir, pero te leo y te siento cerca. Si quieres abandonar tu nombre no olvides regalarme uno, porque ya me has domesticado.
:)


(PD: perdon por el ladrillo)

 
At 1:03 p. m., Blogger Náufrago said...

Un ladrillo tan liviano como tú y yo en este lunes, en todo caso. Gracias y besos. ;)

 
At 12:32 a. m., Blogger Noviembre todavía said...

No... el olvido no puede ser tan eficaz, siempre queda un rastro: el tacto de unas manos cálidas, la sensación de una abrazo, el olor del pelo, la sonrisa...

No se puede desaparecer para siempre... aunque te empeñes...

 
At 10:02 p. m., Anonymous Esther said...

Este escrito más que del olvido en sí, trata del miedo al olvido...

 

Publicar un comentario

<< Home