martes, diciembre 22, 2009

El frío de esta noche


El frío de esta noche es el de las plantas solitarias aferrándose al clavo ardiendo de un muro de piedra ciega y muerta. El frío de tu desvelo y de mi sueño agitado. El de las carreteras por las que todos se han puesto de acuerdo (sin saberlo) para no circular hoy. O el de los ojos cerrados de par en par para no querer mirar hacia atrás. El frío de esta noche es el de cualquier otra noche de cualquier otro invierno. El de la espera agotada y seca. El del licor que bebes para olvidar, pero que sólo te trae recuerdos. El del solitario que no se reconoce en ninguno de los rostros que le rodean. El de aquella voz que no existe y que escuchas cada vez que te sientes solo. El frío de esta noche es el infierno ardiente de las almas extraviadas. El de la flor que golpea y muerde de espaldas a ti. El del sudor inútil y de la lágrima que no deja rastro. El frío de esta noche es el que parte en dos la más terrible de las sonrisas. El que te obliga a recogerte en ti mismo, a falta de otro cuerpo mejor. El que arruga la esperanza y congela las esquinas del pensamiento. El que encoge el ánimo y estira el desánimo. El que sabe perfectamente lo que no hiciste el último verano y lo que no harás el verano que viene. El frío de esta noche es el que te hará tropezar en la misma piedra de siempre.

1 Comments:

At 12:13 a. m., Blogger Ilión said...

Pero una idea lejana llegó. Y te hizo sonreir. :)

 

Publicar un comentario

<< Home